miércoles, 29 de noviembre de 2017

Habemus Papam argentinensis VIII

Seguimos recopilando bondades y contradicciones de nuestro falible Papa... una de cal, una de arena. Horanosaurus.


"Estamos enojados porque el Papa se solidariza con la familia de Santiago Maldonado, con la tragedia del submarino, pero a nosotros que estamos afectados directamente por integrantes de la Iglesia, nos ignora". Padre de una víctima, chicos abusados durante años en el instituto Próvolo de Mendoza, dependiente de la curia. Muchos alumnos hipoacúsicos denunciaron ante la justicia haber sido abusados. El principal acusado tenía antecedentes similares en Italia pero solo lo mandaron lejos. Hay siete detenidos por el caso pero la Iglesia se hace la distraída, no toma medidas y embarra la aberrante situación. Noviembre 2017.


A un año de la primera denuncia, angustia y depresión entre las víctimas del Próvolo. El 25 de noviembre de 2016, la vicegobernadora de Mendoza escuchó el relato escalofriante de chicos sordos violados. Por el caso, la Justicia detectó 18 abusados y 45 hechos aberrantes. Clarín 25/11/17. 

La causa judicial tiene catorce imputados y siete detenidos. Se los acusa por abusos de chicos en una capilla y en las habitaciones de un cura y de un celador. Clarín 25/11/17.


Por Claudio Jacquelin. La Nación 25/11/17. Muchas cualidades se le adjudican a Jorge Bergoglio para explicar su ascenso al máximo cargo de la Iglesia. "Dueño de un compromiso excepcional con los pobres". "Uno de los hombres que mejor entiende el poder". "Pastor de una espiritualidad superlativa". "Político sutil". "Papa valiente". Etcétera. Y más etcéteras suman fieles y admiradores, aun de otras religiones. O de ninguna. Tampoco faltan críticos. A sus raíces populistas, a la aparente superficialidad de ciertos análisis económicos o a sus amistades.


Lo que pocos incluían en la lista de atributos era su excelso dominio de la ironía. Esa con la que despachó al tour de sindicalistas que se habían gastados varios sueldos de sus representados en busca de una foto que los empoderara para la negociación de la reforma laboral. Con urticante sutileza les frustró el sueño: dijo que no podía recibirlos porque tenía que "trabajar" y les advirtió sobre "la corrupción". Todo muy jesuítico-florentino. Los recios y pícaros gremialistas sólo se trajeron, como chicos pecadores, una dura penitencia: trabajar y no robar.

El Papa envió una carta y los sindicalistas se quedaron con las ganas de verlo. La Nación. Por Elisabetta Pique. 25/11/17. 

Para gran decepción de los cerca de los treinta sindicalistas argentinos que viajaron especialmente para darle un apretón de manos, el Papa finalmente no cerró el Encuentro Internacional de Organizaciones Sindicales que tuvo lugar entre ayer y hoy en el Vaticano. Pocos minutos antes de las 17 locales (la hora en la que, según el programa de la reunión, aparecería el Pontífice), con el Aula Nueva del Sínodo llena de gremialistas de todo el mundo y muchos compatriotas ilusionados con saludar al Papa, el cardenal ghanés, Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que organizó el encuentro, anunció el faltazo. "Hasta hace una hora estaba confirmado que venía, pero el Santo Padre me hizo llegar hace minutos una nota en la que se disculpa con todos ustedes, pero por su viaje a Myanmar y Bangladesh tiene trabajo atrasado y no puede venir", dijo el purpurado, que pasó a leer una carta que el papa Francisco le mandó a los asistentes.

En la epístola, que Turkson leyó en italiano, al margen de alentar a los movimientos de trabajadores a seguir luchando por la justicia social, también los llamó a cuidarse del "cáncer social de la corrupción".

"Así como, en ocasiones, «la política es responsable de su propio descrédito por la corrupción», lo mismo ocurre con los sindicatos. Es terrible esa corrupción de los que se dicen «sindicalistas», que se ponen de acuerdo con los emprendedores y no se interesan de los trabajadores dejando a miles de compañeros sin trabajo; esto es una lacra, que mina las relaciones y destruye tantas vidas y familias", escribió. "No dejen que los intereses espurios arruinen su misión, tan necesaria en los tiempos en que vivimos. El mundo y la creación entera aguardan con esperanza a ser liberados de la corrupción. Sean factores de solidaridad y esperanza para todos. ¡No se dejen corromper!", exhortó.

A los asistentes a la cumbre, entre los cuales una numerosa delegación argentina marcada por la presencia de dos triunviros de la CGT, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, así como líderes de otras corrientes, Francisco también pidió cuidarse de de la tentación del "individualismo colectivista", es decir, "de proteger sólo los intereses de sus representados, ignorando al resto de los pobres, marginados y excluidos del sistema".

"Se necesita invertir en una solidaridad que trascienda las murallas de sus asociaciones, que proteja los derechos de los trabajadores, pero sobre todo de aquellos cuyos derechos ni siquiera son reconocidos", apuntó. "Sindicato es una palabra bella que proviene del griego dikein (hacer justicia), y syn (juntos)", recordó. "Por favor, hagan justicia juntos, pero en solidaridad con todos los marginados", pidió.

La decepción por la ausencia del Papa fue evidente en la delegación argentina. "Muy mal, muy mal", comentó a La Nación, ofuscado, Pablo Micheli, secretario general de la CTA Autónoma. "Para venir hicimos un sacrificio económico en un momento tan difícil como era el tema de la reforma laboral y lo hicimos fundamentalmente, al menos nosotros, para saludarlo al Papa, que nos convocó a esto. Podría haber venido diez minutos a saludar aunque sea. Nos van a acusar en la Argentina que vinimos acá a gasta plata, a pasear. La verdad, mucha desilusión", lamentó el sindicalista argentino, resumiendo un sentir generalizado.

En una carta de dos carillas y medio, en la que citó varias veces su encíclica Laudato Sí, Francisco recordó la necesidad de un "diálogo sincero y profundo" para redefinir la idea del trabajo y el rumbo del desarrollo. "Pero no podemos ser ingenuos y pensar que el diálogo se dará naturalmente y sin conflictos. Hacen falta agentes que trabajen sin cesar para generar procesos de diálogo en todos los niveles: a nivel de la empresa, del sindicato, del movimiento; a nivel barrial, de ciudad, regional, nacional, y global. En este diálogo sobre el desarrollo, todas las voces y visiones son necesarias, pero en especial aquellas voces menos escuchadas, las de las periferias", aseguró. "Sobre esta base, podremos renovar la solidaridad universal de todos los pueblos, y podremos encontrar el modo de salir de una economía de mercado y de finanzas, que no da al trabajo el valor que corresponde, y orientarla hacia aquella en la que la actividad humana es el centro", agregó.

Antes, recordó que para la Doctrina Social de la Iglesia el trabajo "no puede considerarse como una mercancía ni un mero instrumento en la cadena productiva de bienes y servicios, sino que, al ser primordial para el desarrollo, tiene preferencia sobre cualquier otro factor de producción, incluyendo al capital".

Al destacar el contexto actual, marcado por la cuarta "revolución industrial", caracterizada por la tecnología digital, la robótica y la inteligencia artificial, también les dijo a los sindicalistas que "el mundo necesita de voces como la de ustedes". " Son los trabajadores quienes, en su lucha por la jornada laboral justa, han aprendido a enfrentarse con una mentalidad utilitarista, cortoplacista, y manipuladora. Para esta mentalidad, no interesa si hay degradación social o ambiental; no interesa qué se usa y qué se descarta; no interesa si hay trabajo forzado de niños o si se contamina el río de una ciudad. Sólo importa la ganancia inmediata", denunció. "Todo se justifica en función del dios dinero", lamentó. "Dado que muchos de ustedes han contribuido a combatir esta patología en el pasado, se encuentran hoy muy bien posicionados para corregirla en el futuro. Les ruego que aborden esta difícil temática y que nos muestren, desde su misión profética y creativa,que es posible una cultura del encuentro y del cuidado. Hoy ya no es sólo la dignidad del empleado la que está en juego, sino la dignidad del trabajo de todos, y de la casa de todos, nuestra madre tierra", advirtió.


BONUS TRACK



No consiguió las multitudes que esperaba para pasar su mensaje aquí. La grieta de allí y nuestra grieta. Por Ricardo Roa. Clarín Domingo 20/11/18.

La foto raleada de gente de la misa en Lobito, a 25 minutos de Iquique, es la imagen de la visita. El Papa aspiraba a que fuera una multitud. No lo consiguió. Se dirá que es una zona desértica. El la eligió: allí viven inmigrantes pobres y se hunden las fuertes raíces de la evangelización católica. Encima, próxima a Bolivia y a la Argentina.

Francisco apostó a mostrar en Chile cientos de miles detrás de él para, de paso, mandar un mensaje eclesial y político hacia aquí. Se equivocó. Al destrato de no visitar su país, visitando vecinos, sumó otro: el de enviarnos un saludo de computadora y en inglés sin siquiera un párrafo dedicado a nosotros. Cosas que se notan mucho. Como en esas películas en que el actor hace dos papeles, el siempre peronista Bergoglio busca como Papa ser la brújula que le falta al peronismo.

Y no solamente esa: también la de una izquierda regional confundida y confusa. De una izquierda viuda del chavismo, que es una viudez del marxismo y un refugio para parte del izquierdismo cultural y elitista. La luz para los pobres y los no instruidos que cree que su voz es la voz del pueblo, siempre y cuando la pongan ellos, los conductores elegidos por ellos mismos.

El Papa humilló a Piñera, recién elegido presidente, que lo buscó y no lo encontró. Piñera es un espejo de Macri. Otro capitalista neoliberal. Bergoglio tiene un prejuicio con los empresarios. Y más con los empresarios políticos. Todos tenemos prejuicios aunque el prejuicio sea una de las formas de la ignorancia. El Papa es el representante de Cristo en la tierra, según los creyentes. Pero es un hombre y como todos prejuzga.

No recibió al embajador argentino en Santiago, José Octavio Bordón pero recibió al dirigente piquetero Grabois y al dirigente peronista Valdés, ex embajador de Cristina y lobbysta de Aeropuertos 2000. Francisco contó que Valdés al llegar al Vaticano le pidió audiencia para Eduardo Eurnekian. Le dijo que no.

Si en Chile los chilenos no le dieron el calor buscado, los argentinos que peregrinaron allá tampoco. Se esperaba un millón. Viajaron menos que en enero del 2017.

Bergoglio oficia de Perón. Recibe a macristas como Michetti, Stanley, Bullrich o Triaca. En noviembre atendió hora y media a Rodríguez Larreta. Y a todos les dice lo mismo: no tengo nada contra Macri. Cuando recibe a kirchneristas, a todos les dice lo mismo pero al revés: Macri es un rico que gobierna para los ricos. En los gestos públicos valida la versión kirchnerista. Se comprobó con Piñera y con Grabois.

El Papa siempre es el Papa, se trate de quien se trate. Oficio dificilísimo pero no indiscutible. Francisco no es indiscutido. Si creyó que a los mapuches los podía manejar, los atentados mostraron que fue otro error. Y al final quedó pegado a la defensa de los curas pedófilos. Es una grieta chilena con la Iglesia que Bergoglio en vez de cerrar, profundizó.

Otra vez Francisco anduvo cerca y decidió no venir. Mantiene una disputa de poder con Macri y tiene un conflicto ideológico con Macri. Y un temor: que aquí le pase lo mismo que le pasó con la grieta chilena.

(AP)

Lo que dijo en Chile 

1. "La defensa de la cultura del reconocimiento mutuo no puede construirse en base a la violencia y destrucción que termina cobrándose vidas humanas. No se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro".
2. "Más que impulsar los procesos de unidad y reconciliación, terminan amenazándolos", aseguró el pontífice en esta conflictiva región del sur de Chile. "La violencia llama a la violencia".
3. "Esta celebración la ofrecemos por todos los que sufrieron y murieron y por los que cada día llevan sobre sus espaldas el peso de tantas injusticias", les dijo a las víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet.
4. "El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar. No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia", dijo Jorge Mario Bergoglio sobre Juan Barros y aseguró que las acusaciones de que encubrió de los abusos sexuales contra menores cometidos por el sacerdote Fernando Karadima "son calumnias".
5. "No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia", dijo el papa en el palacio de La Moneda.

Lo que dijo en Perú

1. "Duele constatar cómo en esta tierra, que está bajo el amparo de la Madre de Dios, tantas mujeres son tan infravaloradas, menospreciadas y expuestas a un sinfín de violencias (...) No se puede naturalizar la violencia hacia las mujeres, sosteniendo una cultura machista que no asume el rol protagónico de la mujer dentro de nuestras comunidades".
2. "El oro se puede convertir en un falso dios que exige sacrificios humanos. Los falsos dioses, los ídolos de la avaricia, del dinero, del poder lo corrompen todo. Corrompen la persona y las instituciones, también destruyen el bosque".
3. "Amen esta tierra y no la usen como un simple objeto descartable, sino como un verdadero tesoro para disfrutar, hacer crecer y transmitirlo a sus hijos".
4. "Probablemente los pueblos amazónicos originarios nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora".
5. "Nos acostumbramos a utilizar el término 'trata de personas' (...), pero en realidad deberíamos hablar de esclavitud: esclavitud para el trabajo, esclavitud sexual, esclavitud para el lucro".


Así se refirió el Sumo Pontífice sobre los recientes casos de corrupción que salpicaron a diferentes líderes de la región. Sobre Perú, manifestó: "¿Qué pasa que cuando uno deja de ser presidente lo meten preso?" InfoBAE 21/01/18.

OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

No hay comentarios:

Publicar un comentario