sábado, 31 de enero de 2015

Pérez Esquivel: clarito como el agua


Una de las poquísimas personalidades dignas de la política argentina y, por lo tanto, merecedora de nuestra atención: Adolfo Pérez Esquivel, un defensor de los derechos humanos que no se vendió por dinero y no se calla. Aquí, en una columna de opinión en La Nación, se posiciona acerca de la muerte del fiscal Nisman, Milani, los siniestros servicios y otros temas candentes de un país en problemas. Igualmente interesantes, los reportajes que le hicieron ATE y Magdalena Ruiz Guiñazú en Perfil, un tiempo antes. Pero... los dignos también se embarran cuando juegan a la política. No hay ídolo que me aguante! O estoy exigiendo mucho? Horanosaurus.

PD 2018: chau Adolfo... no te equivoques al tomar las pastillas! 


Por Adolfo Pérez Esquivel |  Para LA NACION. Opinión. 31/01/15.

Han transcurrido 20 años sin lograr justicia por los atentados a la AMIA y la embajada de Israel, entre los muchos crímenes impunes de estos 31 años de gobierno constitucional. Ahora se suma la muerte del fiscal Alberto Nisman, a cuyos familiares acompañamos en su dolor. Es un hecho que nos estremece como sociedad y es imperioso su pronto esclarecimiento. Hay que desandar la impunidad y el encubrimiento que ensombrecen nuestra vida y futuro como nación.

Según diversas fuentes, durante estos años la investigación de la masacre AMIA evidencia el alineamiento del fiscal Nisman y otros con las instrucciones dictadas por la embajada de EE.UU. para centrar la acusación sobre Irán. La causa, como la denuncia más reciente, ha quedado moldeada por las disputas entre facciones de los servicios cuyo principal responsable se alineaba con intereses extranjeros, notablemente de EE.UU. e Israel.

Por eso, junto a familiares de las víctimas y otras organizaciones, seguiremos reclamando la apertura de los archivos de los servicios y la creación de una Comisión de Investigación Independiente del atentado contra la AMIA. Sólo así podrá superarse el fracaso, y avanzar hacia la verdad y la justicia acerca del atentado y sus ocultadores. El proyecto de ley presentado por Apemia, en junio de 2014, debe tratarse con prioridad en la próxima sesión parlamentaria.

Hasta ahora, el gobierno nacional ha reaccionado planteando la disolución de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE) y la creación de un nuevo organismo subordinado a los poderes democráticos. Sin duda, poner los servicios de inteligencia al servicio y bajo el control del pueblo es una deuda largamente pendiente.

Pero ello debe ser el resultado de un amplio debate ciudadano y la construcción de consensos enfocando a fondo la política de Inteligencia. Pretender saldar el debate en 30 días, sobre todo después de años de inacción, no nos llevará al "nunca más" buscado.

Cambiar, además de su nombre, el paradigma bajo el cual se realizan tareas de inteligencia no será fácil. Si los servicios pudieron acumular tanto poder, es porque a muchos les convino que así sea. Pero si no están al servicio del pueblo, no deben existir.

La ex SIDE se constituyó en su propio poder político y se involucraba en campañas ilegales de difamación, extorsiones, el tráfico de drogas, personas y armas, entre otros delitos. En otras palabras, atentaba contra todos los intereses de la Nación. Por lo que encarar su disolución y plantear, junto a la sociedad, la construcción de un nuevo paradigma de Inteligencia, debe implicar la investigación y juzgamiento de su acción y sus redes de influencia y crimen en la vida pública como privada.

Asimismo implica esclarecer y poner fin al papel del jefe del Ejército, César Milani, desarticular la dotación de personal civil de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, desmantelar la orgánica del cuerpo de informaciones de la Policía Federal Argentina y redefinir los objetivos y la manera en que el Estado recolecta y protege los datos personales de la ciudadanía. Precisa fortalecer la transparencia y democracia en todas las instituciones estatales, incluido el Poder Judicial.



El Trabajador del Estado.  Entrevistas. 28/04/14.


El Premio Nobel de la Paz y presidente de la SERPAJ (Servicio Paz y Justicia) dialogó con El Trabajador del Estado sobre el rol de los organismos de Derechos Humanos, las deficiencias en el Poder Judicial, soberanía alimentaria, extractivismo contaminante, la Tragedia de Once, la designación de César Milani al frente del Ejército y más.

¿Cuáles son las cuentas pendientes de la democracia en materia de Derechos Humanos? Hoy tenemos problemas territoriales de los pueblos originarios, sectores violentados por la marginalidad, la mega minería y numerosas cuestiones relacionadas el medio ambiente, el difícil acceso a los medios de comunicación, etc. Y un ejemplo de conflicto actual es que los gobiernos, tanto Nacional como provinciales, no quieren dar a conocer los acuerdos que tienen con las empresas extractivistas que operan en nuestro país, que por cierto son devastadoras y no vienen a desarrollar sino a explotar. Porque no olvidemos que hay una gran diferencia entre explotación y desarrollo. Obviamente, por las circunstancias que vivimos en la dictadura se centró mucho la política de Derechos Humanos (DD.HH.) en el secuestro y desaparición de personas en aquella época, que sin duda fue la más oscura y trágica. Sin embargo, con el advenimiento de la democracia comenzaron a abrirse otros espacios. Hay que entender que no todos los organismos de DD.HH. son iguales: aunque respete pero no lo comparta, muchos organismos acotaron su activismo a esa época, surgieron a partir del dolor de la situación que se vivió en aquellos años. Otros, como el SERPAJ, venimos trabajando como organismo continental y tomando los temas de forma integral, sin limitarnos al periodo del 76 al 83. Tenemos otra visión de la política de DDHH, más amplia, y esta es la gran diferencia.

En los últimos años varios organismos de DD.HH. tuvieron un acercamiento al Gobierno, ¿qué consecuencias trae aparejado esto? Hay organismos de DD.HH. que fueron cooptados por el Estado debido a cierta afinidad con políticas del actual Gobierno y, en otros casos, mediante recursos. Pero en general se trata de espacios acotados a la época de la dictadura: como el caso de Abuelas, Madres, etc. Se trata de decisiones políticas. Sin embargo, nosotros creemos que los organismos de DD.HH. deben ser independientes de cualquier partido político, incluyendo del que gobierna actualmente, de los que van a venir y de los que se fueron. De esta manera podemos lograr una mayor autonomía y, a fin de cuentas, impedir la pérdida de identidad de los valores.

¿Y existe autonomía dentro del Poder Judicial? Una de las cosas que el país necesita es una reforma del Poder Judicial. Muchas veces los magistrados están condicionados por el poder político o son dependientes del mismo. Es más, son pocos los jueces independientes, ya sea por presiones, amenazas, intereses económicos.  Creo que  hay que fortalecer las instituciones democráticas para que funcionen como corresponde. Por ejemplo, en el caso de las drogas o la trata de personas vemos complicidades –tanto judiciales como policiales, pero a fin de cuentas institucionales- porque sino en Argentina no crecerían tanto estos flagelos. Y esto es alarmante.  ¿Cuáles son los límites para que estas instituciones realmente trabajen realmente al servicio del pueblo? Este es un problema que todavía no está resuelto en nuestro país. Los organismos de DDHH independientes podemos decir y denunciar, pero después las decisiones las tiene el Gobierno. No podemos reemplazar al Gobierno, que tiene que asumir su responsabilidad. 

Por ejemplo, en relación al caso de los trabajadores condenados de Las Heras… Ese proceso judicial no tuvo una investigación adecuada ni una verificación correcta. Además, se trata de una condena muy dura.

Participaste del acto homenaje para exigir justicia por la Tragedia de Once… Estuve acompañando a los familiares y amigos que pedían Justicia. Pero lo mas grave sobre esto es que los ferrocarriles siguen siendo un desastre. Yo viajo todos los días en tren y a veces tardo hora y media para llegar a mi casa desde Retiro o, peor aún, no llega. Las privatizaciones que vivimos en los 90 desmantelaron el país. Ferrocarriles, YPF, aerolíneas, todos fueron fracasos terribles y rotundos. Fue una cosa verdaderamente dolorosa que implicó la pérdida de soberanía y la entrega del patrimonio del pueblo sin su consulta. Imaginate que en el caso del fracking en Vaca Muerta, ni siquiera informan los tratados con Chevron. Esos tratados dicen que nos sometemos a los tribunales de EE.UU. y Francia, entonces me pregunto ¿cuál es la soberanía nacional? Es una aberración total. Y lo hace el Gobierno Nacional, que después nos habla de defender el proyecto nacional y popular, ¿Y qué es el proyecto nacional y popular? Después de haber sido una venta fraudulenta, se renacionaliza parte de YPF pagando una indemnización enorme. Entonces, YPF y Aerolíneas Argentinas fueron vaciadas por el capital privado y encima después hay que indemnizarlos.

¿Crees que existe una utilización política de los DD.HH.? A los Derechos Humanos los han bastardeado. En el caso de la Secretaría de DD.HH., por ejemplo, van a Formosa pero no arreglan nada para los Quom. Al contrario, van y apoyan al gobernador Insfran que los reprime. Ahora quieren apropiarse del Instituto Espacio para la Memoria (IEM) para vaciarlo, liquidarlo y convertir a la ex ESMA en un bunker kirchnerista. Y no permiten ningún ente autárquico, autónomo a sus intereses.

¿Hay un intento por disciplinar al que piensa distinto? Hay que hacer un llamado a la reflexión porque si hoy vos pensás distinto al Gobierno te toman como un enemigo. Y es buena la diversidad, no la uniformidad. Con la uniformidad nunca construimos. Todo esto nos busca llevar al monocultivo de las mentes, y guarda que a la mente te la quieren llenar de tóxicos.

A veces pareciera que sólo el Estado puede vulnerar los derechos ciudadanos, ¿Y los grandes capitales privados? Fijate que con el monocultivo de la soja y los agrotóxicos, el Estado no hace nada. Incluso la Presidenta aplaudió la llegada de Monsanto con bombos y platillos, cuando se sabe que es una empresa llena de juicios por los perjuicios que provoca a la población: como son el incremento de los casos de cáncer y la destrucción de las economías regionales. Está claro que el Gobierno persiste en esto pensando únicamente en los intereses económicos. Por ejemplo, con la 125 no discutían la calidad de vida y de producción, sino que se trataba de quién se quedaba con la torta.

¿En Argentina se puede alcanzar la soberanía alimentaria? Tiene que haber criterios de producción, de diversificación y no de promoción de los monocultivos. Fijate que se están cerrando tambos porque el frente sojero no para de avanzar. Una economía diversificada para una soberanía alimentaria tiene que ser racional y apoyarse en los pequeños y medianos productores rurales.

¿Cuál es tu posición respecto de la designación de Cesar Milani? Fui uno de los primeros en decir: “Tenemos esta información, investiguen”. No dije que sea culpable. En aquel momento el CELS salió pataleando, hasta que luego lo empezó a repensar y se dio cuenta de que sí, estábamos del lado de la lógica. 



Reportaje de Magdalena Ruiz Guiñazú. El premio Nobel de la Paz denuncia el maltrato recibido por las Madres de Plaza de Mayo que tienen una posición diferente  a la del kirchnerismo. Perfil 22/09/12. 

Antigua entrada en este blog sobre Adolfo Pérez Esquivel:


Sitio oficial de Adolfo Pérez Esquivel

BONUS TRACK 2018: en mis largas décadas de interesarme estérilmente por la política he escuchado montones de mentiras y excusas (por eso sigo partidario del "que se vayan todos" que no conduce a nada pero terminaría con la hipocresía de tantos). Una de esas excusas es la de defender a los "progres" corruptos  con eso de "lo debe decidir la justicia". Y cuando la justicia o los votos dicen algo que no les gusta, escapan para adelante, con un nuevo sofisma. Lula Da Silva benefició a treinta millones de pobres en Brasil: fue su Perón tardío. Los Kirchner pueden haber aguantado nuestros salarios pero dejaron 33% de pobres clientelares. Una verguenza total. Por eso, si afanaron tienen que ir en cana, sin excusas, porque le robaron a quienes decían defender: alta traición. Teléfono de Odebretch y de Mendonca, don Adolfo! Lula no da para un Nobel y Ud. no puede reunirse alegremente con la millonaria y manipuladora ególatra Cristina Kirchner. Eso no es un chiste ni un error táctico: es un agravio o un delirio. Horanosaurus.



La Nación 03/03/18.


La ex mandataria se reunió este mediodía de sábado con Adolfo Pérez Esquivel y el diputado Eduardo Valdes. Según consta en un mensaje publicado en las redes se reunieron para analizar la situación de Brasil, Argentina y América Latina. Diario Registrado / Sábado 14 de abril de 2018. La senadora Cristina Kirchner almorzó junto al diputado Eduardo Valdes y el profesor Adolfo Pérez Esquivel, referente destacado por los Derechos Humanos. Según dejó trascender un twitt publicado por el propio Pérez Esquivel, él aprovechó la ocasión para regalarle un cuadro de su autoría. La convocatoria fue realizada para analizar la situación de Brasil, Argentina y América Latina y exigir la liberación del ex presidente Lula da Silva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario